lunes, 3 de junio de 2013

Ya está bien...

Has vuelto a descubrirte buscando a alguien que cubra tus carencias, alguien que te recuerde tu valía y todo aquello que ni tú te atreves a ver en ti. ¿Cuantas veces no haces más que buscar cuando en realidad lo único que tienes que hacer es encontrar?



Te han enseñado a creerte un ser incompleto que ha de estar en la búsqueda de una media naranja que te aporte aquello que tú no tienes, pones expectativas en otra persona que en realidad son imposibles de cumplir por alguien que no seas tú mismo o tú misma.

En ocasiones consideras que eso de tener pareja es como ir a un supermercado y escoger a alguien que satisfaga tus necesidades vitales, alguien que pueda complementar aquello que no reconoces en ti. Es como si te encontraras en la estantería de esa superficie comercial y mirases el valor añadido de una persona a la que tan sólo consideras un objeto que pueda satisfacer tus necesidades...Adquieres un simple objeto que cubra carencias y además imaginas que uno de los valores añadidos que ha de poseer ese objeto de tu deseo llamado "media naranja" es precisamente el don que llevar una bola mágica incorporada que sepa en todo momento lo que quieres, aunque ni siquiera tú te atrevas a reconocerlo y mucho menos a expresarlo.

El amor se ha idealizado y se le ha dado un sentido utilitarista donde la otra persona no es más que una serie de etiquetas que han de complementarse con las tuyas, viendo sólo el vaso medio vacío en lugar de medio lleno. Sin embargo, podríamos descubrir ese amor como alguien que nos acompaña sin la angustia de que cubra nuestras necesidades, sin la dependencia que produce reconocernos incompletos, sin esperar que la otra persona tenga dotes de clarividencia y descubra lo que nos ocurre o deseamos en lugar de hacernos responsables de nuestras propias vidas y darnos permiso para saber qué hay en nuestro interior.

Date permiso para amar desde la conciencia, desde el encuentro con tu propio ser, libre de etiquetas que no hacen más que encorsetarte y no dejarte ver más allá. Amplía tu mirada y date permiso para amar desde tu esencia, desde tu libertad, desde tu sentir más profundo.

Adelante, date permiso para Amar.



Yolanda Morales Pereira    
Antropóloga social y cultural. Formadora en recursos personales, motivación y gestión del talento a través del Coaching, del Mindfulness y la Biodanza. Creadora de Bioexpresión®


yolandamoralespereira@hotmail.com