domingo, 28 de diciembre de 2014

El valor sagrado de la vida

Para el creador de la Biodanza, Rolando Toro Araneda, “la Vida tiene una cualidad sagrada. Las patologías de las civilizaciones han creado la separación entre lo sagrado y lo profano”. La vida en sí es algo sagrado, algo de valor incalculable que organiza al propio universo, que lo impulsa, que lo mueve y lo dirige.


¿Cuántas dificultades hemos superado hasta llegar a la situación en la que nos encontramos cada uno de nosotros? ¿Cuántos obstáculos hemos ido apartando de nuestros caminos para poder continuar? ¿Cuántas veces nos hemos caído para volver a levantarnos?... Desde el instante mismo en que somos concebidos, nuestra vida posee un valor sagrado y único, tal y como expusieron el propio Séneca “el hombre es cosa sagrada para el hombre” o Aristóteles “el embrión humano es algo divino, en tanto que es un hombre en potencia”. 

Los seres humanos, guardamos el valor inconmensurable de la vida y de sus potencialidades desde el mismo instante en que un espermatozoide logra fecundar un óvulo, desde el momento en que la vida va creciendo y va haciendo posible el milagro de ser y de existir.
En el momento en que somos capaces de concebir ese valor sagrado que posee la Vida, somos capaces de conectar con nuestra valía, con la importancia de nuestro existir, somos capaces de trascender todas las limitaciones y dificultades que se nos puedan presentar, porque al fin y al cabo somos capaces de reconocer que somos seres únicos e irrepetibles, que somos responsables de nuestro caminar y que ante todo y sobre todo, que sólo nosotros somos los encargados de dirigir nuestro destino. 

Yolanda Morales Pereira    
Antropóloga social y cultural. Formadora en recursos personales, motivación y gestión del talento a través del Coaching, del Mindfulness y la Biodanza. Creadora de Bioexpresión®
  yolandamoralespereira@hotmail.com